Pechugas empanadas sin gluten

Hoy os traigo una receta muy sencilla y que encanta a nuestros hijos, el relleno lo podeis variar al gusto,

Vamos a ello:

INGREDIENTES:

  •  200gr de Pan rallado ( yo use Natur Improver)
  •  huevos
  • Pechugas de pollo ( decidle al carnicero que os las abra)

PARA EL RELLENO

  • Jamon York o pechuga de pavo
  • Lonchas de queso para fundir
  • Tomate frito con un poco de orégano

ELABORACION:

Salzonamos y rellenamos las pechugas enrrollamos y las sumergemos con los huevos, dejamos reposar unos minutos, seguidamente ponemos el pan rallado en un plato llano, sacamos las pachugas y las empanamos hasta que se queden bien cubiertas,

Freimos bien durante  unos 10 min  por cada lado, cuando veamos que esten bien doraditas escurrimos y sacamos de la sarten,

 

A disfrutar, ya vereis como gusta a mayores y a los mas peques de la casa. Hasta la próxima receta!

Pan sin gluten ( elaborado con panificadora)

Hola a Tod@s, hoy estamos de estreno, al final me hice el animo y compre una panificadora de oferta!, y la verdad  es que estoy muy contenta 🙂

os voy a mostrar lo fácil que resulta hacer pan, en esta ocasión escogí el preparado con semillas, muy rico y esponjoso,

Necesitaremos:

  • Bread Mix Semillas——-500gr
  • Agua tibia——————350ml

 

 

Bastara con meter en la cubeta el preparado y el agua, poner el programa básico (3horas) -en este caso al ser un pan con semillas es el que  recomeindan-.

 

A qui tenéis el resultado un esponjoso y rico pan que os durará varios días,

A disfrutar!

 

Rosquillas sin gluten

Hola de nuevo y un saludo a todos, veo que cada vez vamos siendo mas cocinillas y eso me gusta! 😉 ,

Hoy os propongo una sencilla receta de repostería sin guten para hacer unas deliciosas rosquillas. ¡Vamos allá!:

Ingredientes:

  • 250gr. de Azucar
  • 3 huevos
  • una tacita y media de aceite
  • 3 sobres gasificante, 3 blancos y 3 azules, que vienen juntos, ( yo use Hacendado)
  • Harina sin gluten la que admita, (yo use harina base Natur Improver)

Preparación:

Mezclamos los huevos con el azúcar y vamos incorporando la harina. A continuación añadimos el gasificante (el blanco primero) y mezclamos

después los azules hasta que se haga una pasta no demasiado du. Formamos las bolitas con la pasta y hacemos un agujero en el medio

con el dedo untado en aceite para que no se pegue la masa. Hornear durante 20min.

A mi, como podréis comprobar en la foto, me quedaron un poco gruesas por lo que os recomiendo que hagais el circulo central mas grande. Con esta receta obtenemos unas deliciosas rosquillas para tomar con un buen té o café. Espero que las probeis y que os gusten. ¡Es una receta muy sencill!.

Saludos y hasta la próxima receta

Coca de Níscalos

¡Hola a tod@s!. Hoy volvemos a comer sin gluten con una receta de invierno de lo más apetitosa. Es como una pizza -en Cataluña o Valencia lo llaman coca- de invierno ya que es bastante calórica y apetitosa porque es de esas que abren el apetito a cualquiera. Nosotros ya nos hemos acostumbrado a llamarlo coca porque cuando estuvimos en Valencia probamos unas cuantas -caseras y sin gluten- y nos encantaron. ¡Vamos allá!

Ingredientes:

Para la masa necesitaremos:

  • 500 gr de harina sin gluten (yo Harina Base Natur Improver)
  • 15 gr de levadura fresca (yo utilice Levital)
  • aceite de oliva
  • sal

 

Para cubrir la coca:

  • níscalos (así los llaman en Castilla, en Valencia robellons)
  • morcilla
  • salchica blanca
  • salchicha roja
  • panceta

 

Preparamos la masa como es habitual, la dejamos reposar 30 minutos, la extendemos y la volvemos a dejar reposar otra media hora. Nosotros la colocamos siempre tapada y cerca de una fuente de calor -el horno a temperatura mínima también es bastante socorrido- para que fermente. Después la extendemos, la pinchamos con un tenedor repetidas veces y la metemos al horno de 5-10 minutos a 200º. A continuación formamos un borde y cubrimos con los ingredientes previamente pasados por la plancha. Volvemos a hornear de 20-30 minutos.

A la hora de servir lo hacemos como si fuera una pizza pero con la diferencia de que los comensales elegirán las viandas que quieran comerse. En resumidas cuentas, cada uno tendrá su trozo de coca en el plato y elegirá sus manjares favoritos: al que le guste la longaniza atacará este ingrediente y al que no le guste la morcilla, como es mi caso, la ignorará y se la dejará al de al lado. Esta manera de comer nos resultó muy divertida y agradecida.

En las zonas en las que se prepara este plato es muy típico hacerlo en época de níscalos -preferentemente en invierno y épocas de lluvia-. Los aficionados a recoger estos hongos se vuelven locos por ellos sorteando los montes y guardando en secreto las zonas en las que más proliferan para que otros no los encuentren, vamos, toda una hazaña para unos y un tesoro para los otros. En cualquier caso, si podemos disponer de ellos este es uno de los platos más ricos que podemos hacer con ellos. Y ahora…¡a disfrutarla!.

Pastel de atún con vegetales sin gluten

Hoy volvemos a comer sin gluten -¿qué otro remedio nos queda?- con una receta de lo más improvisada aunque sana, completa y muy equilibrada ya que en un solo plato condensamos proteínas, hidratos de carbono, fibra y vitaminas. La elaboración es muy sencilla, solo hay que mezclar los ingredientes y al horno, como si hicieramos un bizcocho pero en este caso salado.


 

Ingredientes:

  • 150 harina sin glúten (yo Bread Mix Classic Naturimprover)
  • 4 huevos medianos
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 calabacin
  • 1 tomate mediano
  • tiras de bacon
  • 20 aceitunas negras sin hueso
  • 3 latas pequeñas de atún en aceite de oliva
  • 3 cucharadas soperas de tomate frito sin glúten
  • 1 copita de leche evaporada (o leche común)
  • sal

 

Empezamos mezclando los huevos con la leche evaporada y la harina. Una vez ha homogeineizado, agregamos el resto de ingredientes: cebolla, calabacin y tomate (rehogados previamente en la sarten) y lo que nos queda: el atún, bacon, aceitunas y el tomate frito. Mezclamos todo bien y vertemos en un recipiente mediano que anteriormente habremos engrasado y enharinado. El horno lo habremos precalentado a 200º. El tiempo de cocción es aproximadamente de 20 minutos.

En cuanto  a los vegetales, podemos hacerlo con todos los que nos apetezcan: espárragos trigueros, pimiento tricolor (rojo, verde y amarillo), zanahorias, puerros, en definitiva, todo lo que se os ocurra incluso con unas espinacas, solo tenéis que echarle un poco de  imaginación. Se trata de una receta muy versátil que puede elaborarse con los ingredientes al gusto de cada uno: con carne, con pescado, vegetal y un largo etc.

Si utilizais una harina común -que no sea un preparado- deberéis incorporar a la mezcla dos cucharaditas rasas de impulsor -o de levadura si lo hacéis con harina tradicional-. Por lo demás, como podréis comprobar -cuando os pongais con las manos a la masa- es un plato ideal para esos días de lluvia o mucho frio en los que no tenemos que salir de casa o como plato de emergencia. Los ingredientes solemos tenerlos en casa (la leche evaporada es opcional), son muy básicos y suele ser una receta que gusta a mayores y pequeños.

¡Bon apetit!

Viajar sin glúten: Valladolid

Hola a tod@s!

Uno de los propósitos cuando creamos este blog fue el de tratar la enfermedad celíaca desde varios enfoques. Uno y el más recurrido es el de las recetas por aquello de “el pan nuestro de cada día” pero otro y muy importante es el de comer fuera de casa. Ser celiaco y viajar no es fácil por varias razones: sales de tu entorno, de las tiendas en las que compras habitualmente, de los bares y restaurantes en los que confías…pero una intolerancia alimentaria no te puede aguar ni la comida ni los viajes ni nada de nada. Por eso nos pareció una buena espera crear entradas en las que pudiéramos citar o aconsejar locales en los que podamos comer tranquilos.

Esta Semana Santa nos acercamos a Valladolid y pudimos comer en unos cuantos bares y restaurantes con carta para celiacos. Lo mejor: no todos eran restaurantes caros, los había bastante asequibles -para todos los gustos- algo que cuando viajas en familia es imprescindible. Pasamos por la crepería Eh Voilà! también dueños de Niza. Señalan en sus cartas los platos sin glúten y vegetarianos. El trato: excelente, eso sí, hay que ir con tiempo porque suele haber cola. Otro detalle fue que al pagar la cuenta nos dieran bonos descuento paa próximas visitas. Supongo que para la gente que viva en Valladolid será bastante útil pero para nosotros que éramos de fuera y no íbamos a estar muchos días…de todas maneras, se agradece el detalle y los caramelitos que nos dieron. También resultan restaurante ideales para ir con niños por la variedad de platos que tienen (pasta, pizza…). Por otro lado, los dos restaurantes son bastante céntricos -dónde hacíamos la mayoría de la ruta turística- así que mejor que mejor :).

 

Otro de los sitios de los que nos hablaron muy bien fue el Hotel-Restaurante El Montico. No pudimos ir, tenía una pega: está fuera de Valladolid y nuestros planes estaban en la capital así que…para otra vez!; este nos lo recomendaron en especial porque nos comentaron que allí hacían cada año el día del celíaco a nivel de toda la comunidad de Castilla y León -señal más que de garantía-. También nos comentaron algo sobre el Hotel Imperial, alojamiento que barajamos en principio para así algún día comer en el hotel pero finalmente optamos por las excursiones y el picnic preparado en el maletero del coche.

Esperamos vuestros comentarios con recomendaciones y opiniones de estos y otros sitios. Nosotros quedamos encantados con la crepería; un ambiente joven, creativo, moderno y con un precio medio bastante razonable, además ¡a los niños les fascinó!, querían desayunar, comer u cenar allí todos los días y eso que no comieron ningún menú infantil.

Un saludo y hasta la próxima!