Tarta de San Valentin sin gluten

En vista que se acerca un día tan romántico, os pasare una receta que se hizo en un curso de cocina sin gluten en Ávila y la verdad es que esta riquísimo.

Es una tarta de chocolate con corazón de mandarina (La crema de mandarina también la podéis substituir por otra crema que os pueda gustar más)

Manos a la obra!

Ingredientes para el bizcocho:

  • 120 grs. de chocolate
  • 75 grs. mantequilla a punto de pomada
  • 55 grs. de azúcar
  • 55 grs. Pastry Mix (Natur improver)
  • 4 huevos
  • molde con forma de corazón, yo como no tenía lo hice con una cartulina.

Ingredientes para la crema de mandarina:

  • 50 grs. de azúcar
  • 80 grs. de harina Base (yo use Natur Improver) o harina de maiz
  • 2 vasos de agua
  • 2 huevos
  • Ralladura de 2 mandarinas
  • Zumo de 1 mandarina (depende del tamaño)

Elaboración del bizcocho de chocolate:

Primero se derrite el chocolate en el microondas o al baño maría.

Se baten las yemas y se añade el azúcar hasta obtener una mezcla blanquecina, después la mantequilla a modo pomada, el chocolate derretido y la harina tamizada, mezclándose todo bien.

A ésta mezcla se le incorporan las claras a punto de nieve poco a poco.

Precalentar el horno 10 min y untar un molde con un poquito de mantequilla.

Verter la masa y hornearlo a 180-200ºC durante 20-25 min.

Sacar del horno y colocar sobre rejilla hasta que se enfríe.

Si no tenéis molde de corazón, hacéis la plantilla con una cartulina, es muy sencillo tal y como veis en la foto, un corazón pequeño para dentro y el grande para la forma del bizcocho.

Mientras se enfría preparamos la crema…

Elaboración de la crema de mandarina:

Mezclar los huevos con el azúcar, el zumo, la ralladura de mandarina y la harina tamizada.

Poner a hervir el agua, incorporando la mezcla anterior sin dejar de remover.

Hervir unos minutos y dejar enfriar.

Una vez frío se abre por la mitad para rellenar con la crema, seguidamente unimos las dos partes y con las plantillas hacemos los cortes para dar forma.

Yo hice una cobertura de chocolate, pero eso va a gustos, también espolvoreando con azúcar glasé, que siempre queda bien.

Y aquí tenéis el resultado final con la cobertura de chocolate y unos fideos decorativos !!!

Espero que os haya gustado y seguro que triunfáis (enamorados y no enamorados!)

Ya me contaréis… 🙂

Magdalenas con gotas de chocolate sin gluten

Hola y feliz año a tod@s,

Espero que el 2012 que ahora empieza esté lleno de ricas recetas sin gluten.  ¡Vamos con la primera!

Magdalenas con chips de chocolate. Necesitaremos:

Ingredientes:

  • 500gr Mix-Magdalenas (Naturimprover)
  • 235ml de agua
  • 120gr de aceite de girasol

Sólo tenemos que seguir las intrucciones que vienen en la etiqueta del paquete, mezclarlo bien todo con una batidora de varillas durante unos 5 minutos y rellenar los moldes de papel con una manga pastelera. Consejo: si los moldes de papel son finos os recomiendo que utilicéis 2 moldes por magdalena, aunque tambien hay moldes de silicona mas resistentes.

Una vez rellenados los moldes, con cuidado meter la bandeja a hornear a 190º.

En unos 15 / 20 minutos ya tendremos listas nuestras magdalenas para merendar o desayunar en familia. Además los chips de chocolate que lleva son bastante grandes y están buenísimos.

Como veis hacer reposteria en casa es cosa de niños y no vale excusa para no hacerlo; además los pequeños agradecen mucho este tipo de recetas porque son los típicos postres llamativos y ricos que tanto les gustan. Sin ir más lejos, esta es una fórmula que puedes ofrecerles sin temor alguno.

A continuación os dejo la imagen de los que preparé con los  moldes de silicona. Esta vez espolvoreé un poco de azúcar antes de hornear -me lo aconsejó mi amiga Marta- . Todos quedaron encantados, los celiacos y los que no lo son. Creo que después de probar esta mezcla me va a costar volver a preparar las magdalenas de la manera tradicional. El resultado me ha sorprendido gratamente y una servidora os aconseja que lo probeis.

¡Un saludo y hasta la próxima receta!

Coca de Níscalos

¡Hola a tod@s!. Hoy volvemos a comer sin gluten con una receta de invierno de lo más apetitosa. Es como una pizza -en Cataluña o Valencia lo llaman coca- de invierno ya que es bastante calórica y apetitosa porque es de esas que abren el apetito a cualquiera. Nosotros ya nos hemos acostumbrado a llamarlo coca porque cuando estuvimos en Valencia probamos unas cuantas -caseras y sin gluten- y nos encantaron. ¡Vamos allá!

Ingredientes:

Para la masa necesitaremos:

  • 500 gr de harina sin gluten (yo Harina Base Natur Improver)
  • 15 gr de levadura fresca (yo utilice Levital)
  • aceite de oliva
  • sal

 

Para cubrir la coca:

  • níscalos (así los llaman en Castilla, en Valencia robellons)
  • morcilla
  • salchica blanca
  • salchicha roja
  • panceta

 

Preparamos la masa como es habitual, la dejamos reposar 30 minutos, la extendemos y la volvemos a dejar reposar otra media hora. Nosotros la colocamos siempre tapada y cerca de una fuente de calor -el horno a temperatura mínima también es bastante socorrido- para que fermente. Después la extendemos, la pinchamos con un tenedor repetidas veces y la metemos al horno de 5-10 minutos a 200º. A continuación formamos un borde y cubrimos con los ingredientes previamente pasados por la plancha. Volvemos a hornear de 20-30 minutos.

A la hora de servir lo hacemos como si fuera una pizza pero con la diferencia de que los comensales elegirán las viandas que quieran comerse. En resumidas cuentas, cada uno tendrá su trozo de coca en el plato y elegirá sus manjares favoritos: al que le guste la longaniza atacará este ingrediente y al que no le guste la morcilla, como es mi caso, la ignorará y se la dejará al de al lado. Esta manera de comer nos resultó muy divertida y agradecida.

En las zonas en las que se prepara este plato es muy típico hacerlo en época de níscalos -preferentemente en invierno y épocas de lluvia-. Los aficionados a recoger estos hongos se vuelven locos por ellos sorteando los montes y guardando en secreto las zonas en las que más proliferan para que otros no los encuentren, vamos, toda una hazaña para unos y un tesoro para los otros. En cualquier caso, si podemos disponer de ellos este es uno de los platos más ricos que podemos hacer con ellos. Y ahora…¡a disfrutarla!.

Empanadillas de atún y tomate sin glúten

¡Hola a tod@s!. Ahora que parece llega el invierno y nos apetece cada vez más quedarnos en la cocina al calor de los fogones, volvemos con nuevas recetas aptas para todos. Pues bien, en uno de nuestros últimos experimentos culinarios decidimos atrevernos con las empanadillas al horno por varias razones: no las comía desde que me diagnosticaron la celiaquia; habíamos probado algunas envasadas o congeladas y, después de la pésima experiencia, decidí no volver a llenar la cesta de la compra con ellas. Entre tanto y tanto, unos amigos nos pasaron una receta de empanadillas al horno (más ligeras que fritas) y decimos adaptarlo con lo que buenamente podemos comer. ¡Vamos con ellas!.

Ingredientes:

Para la masa

  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 2 vasos de gaseosa
  • una cucharadita de margarina
  • harina sin gluten  (la que admita, nosotros Harina Base Natur Improver)

 

El procedimiento de la masa es el habitual: mezclamos la harina sin gluten (harina base Natur Improver) con el aceite. Cuando estos dos ingredientes estén en una masa más o menos homogénea le incorporamos la gaseosa y el tulipan (derretido). Si vemos que la masa está líquida o tiene poca consistencia, le agregaremos más harina: la mezcla que resulta es similar a la masa para hacer pan quizás algo más moldeable. Con los anteriores ingredientes obtendremos unas 20 empanadillas sin gluten aunque el número dependerá del tamaño que le demos a cada unidad; nosotros hicimos piezas de unos 7 cm de largo, el tamaño ideal para el almuerzo a media mañana o para merendar.

La masa no tiene que reposar ni crecer, por eso no lleva levadura y no es aconsejable utilizar harinas que la lleven incorporada porque una vez en el horno éstas se abrirían. Es solo un consejo, o más bien una advertencia ya que en los preparados harinosos sin glúten es más que probable encontrarse con levaduras. por eso utilizamos esta harina base sin gluten de Natur Improver. ¡Vamos con el relleno!

Relleno:

  • 6 latas medianas de atún
  • 2 tomates maduros grandes o tres medianos
  • 3 huevos duros
  • 1 cebolla
  • 1 lata mediana de tomate triturado
  • piñones
  • sal
  • aceite de oliva

 

El sofrito será el habitual: con el aceite bien caliente pochamos la cebolla, agregamos el tomate troceado pequeño, el atún, los huevos, los piñones y por último el tomate triturado. Cuando la mezcla esté fría rellenamos las empanadillas, las cerramos prensando los bordes con ayuda de un tenedor y las untamos de huevo batido con un pincel de silicona. Cubrimos una bandeja de horno con papel vegetal y horneamos a 200º durante apróximadamente 15-20 minutos. Otra opción es sustituir el tomate y la cebolla por espinacas cocidas previamente y agregar solo la clara del huevo cocido, rellenarlas de pisto y varias fórmulas más.

¡BON APETIT!

Creps de espinacas sin gluten

Las espinacas son la verdura verde más versátil que conozco. Las puedes cocinar cocidas, en puré, en tortilla, en empanadillas; hasta como relleno de unos creps. La verdad es que hasta ahora no había probado a hacer unos creps con la harina que utilizo para hacer el pan de los niños. A la hora de hacerlos pensé que el preparado panificable de pan blanco (Bread Mix Classic de Natur Improver) al llevar ya impulsor incorporado daría al crep una textura más esponjosa. Y así fue. A partir de ahora me olvido por completo de la Maizena; la verdad es que la diferencia de estos creps a los que puedes hacer con harina fina de maíz es abismal. Utilicé las mimas medidas que la receta que tiene Glutoniana colgada en su blog y que espero compartir con ella. Con dos huevos salen de 4 a 5 creps.


Ingredientes: 100 g. harina Bread Mix Classic Natur Improver, 2 huevos, 1/4 litro de leche, una cucharadita de mantequilla (para la sarten). Para el relleno: 100 gramos de espinacas y queso rallado.Para la bechamel necesitaremos: 4 cucharadas de Harina Base Natur Improver, 2 cucharadas de margarina, 1 vaso de leche tibia. Lo primero será preparar la crema para los creps -tiene que reposar de 20 a 30 minutos-Mezclamos todos los ingredientes con la batidora y tapamos el recipiente con film transparente.

Mientras fermenta preparamos la bechamel para las espinacas: derretimos la margarina, agregamos la sal, incorporamos la harina y mezclamos. Una vez ligado todo le añadimos la leche y removemos hasta conseguir una crema -mejor a fuego medio-lento-. Incorporamos las espinacas. Para hacer los creps, engrasamos una sarten con margarina y extendemos una fina capa de masa.Cuando veamos que empizan a salir burbujitas en la capa superior le damos la vuelta -si  no el crep se romperá- .

Entre crep y crep, volveremos a engrasar la sarten con un poquito de  margarina -yo utilizo un pincel de silicona para extender la justa-. A continuación extendemos una pequeña cantidad de bechamel sobre el crep extendido y enrollamos. El último paso será colocarlos sobre una fuente de horno y extender el queso rallado -yo utilizo tres quesos para fundir- y lo gratinamos. También podemos comerlo sin el gratinado, pero el toque de horno y el queso da a los creps una textura crujiente.

Ya estamos pensado en una receta de creps dulces. ¡A ver que se nos ocurre!. La receta base es la misma aunque para los dulces podemos incorporar un poquito de azúcar. Para terminar, un dato importante para cocinar los creps: la sarten tiene que ser antiadherente porque la masa se queda “pegada” enseguida. Procurar utilizar la sarten más nueva que tengáis. Poco más no queda deciros: animaros con esta receta sana, equilibrada y ligera. ¡Hasta la próxima!

Conejo agridulce sin gluten

El conejo es una carne baja en grasas, muy sano, pero tiene un inconveniente: es difícil dar con una receta -que no sean las más tradicionales- para que no quede seco y duro. El otro día me acordé del cerdo agridulce que sirven en los restaurantes chinos -plato que no puedo consumir- y pensé en cocinar el conejo de una manera similar. Pues bien, nos pusimos manos a la obra y el resultado fue bastante bueno: jugoso, meloso, diferente y muy fácil. Para degustar este rico plato, necesitaremos…

1 conejo limpio y troceado

pasas, laurel, pimienta negra, sal y piñones

2 cucharadas de azúcar moreno integral de caña

2 cucharadas de Harina Base Natur Improver

1 vaso de caldo de ave

1 copita de vino blanco

2 cucharadas de miel

Empezamos dorando el conejo salpimentado en aceite de oliva bien caliente. Cuando esté listo lo sacamos y lo dejamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Retiramos prácticamente todo el aceite en el que hemos cocinado el conejo y agregamos las pasas, el laurel y los piñones. A continuación añadimos el laurel y el vino blanco que dejaremos reducir unos segundos antes de incorporar el caldo de ave. Incorporamos de nuevo el conejo a la cazuela y lo rociaremos con la harina, la miel y el azúcar. Iremos moviendo el contenido de la cazuela para que la salsa ligue con la harina -como cuando preparamos un pil-pil- y en cinco minutos -a fuego medio/lento- tendremos listo el plato. Os animo a que los probéis y nos contéis como os ha quedado. ¡Espero vuestros comentarios!.

Bizcocho rápido microondas sin gluten

Preparar un bizcocho en casa no es nada complicado ni laborioso. El principal inconveniente es el tiempo de horneado. A continuación os dejo una receta fácil y rápida cocinada en microondas con la que no tendréis excusa para no hacer un postre o merienda en un periquete.

Nesitaremos:

200 gr. Harina Base Natur Improver

100 gr. de azúcar

10 gr. de impulsor Natur Improver

2 huevos grandes

40 gr. de aceite de girasol

40 gr. de leche hirviendo

azúcar glasé Natur Improver

cobertura de chocolate puro sin glúten Valor

En un bol se mezclan todos los ingredientes secos. Luego se incorporan los huevos, el aceite, la leche hirviendo y se mezcla todo. Se unta el molde apto para microondas -puede ser de vidrio, plástico, cerámica o papel- con margarina  y se reparte por todo el molde un poco de harina para que el bizcocho no se pegue. Lo cocinamos en 10 minutos a 800 w. Cubrimos con el chocolate fundido a baño maría y decoramos con el azúcar glasé.

Croquetas de jamón sin gluten

¿A quién no le gusta saborear unas buenas croquetas?. La base de bechamel nos complicaba la vida hasta que encontré una harina que realmente no se agrumara al incorporar la leche. Por lo demás la receta es como cualquier otra que se cocine con harina tradicional con el jamón como ingrediente o bien pollo, atún, bacalao, etc . ¡Allá vamos!.

Necesitaremos:

200gr de Harina Base Natur Improver                      

pan rallado Natur Improver

120gr de Jamón

1 cebolla

80gr de margarina

1 chorro de aceite de oliva

Elaboración:

Poner la margarina, el aceite y la sal en la sartén. Cuando la margarina esté prácticamente derretida  incorporaremos la cebolla, el jamón, la sal y la pimienta. Salteamos. A continuación incorporamos la harina, mezclamos y dejamos que cueza un poco. Después agregaremos la leche -mejor que esté templada-  y cocemos todo a fuego medio hasta que obtengamos la textura de bechamel deseada.

A continuación extendemos la mezcla en un plato llano con una capa fina para que la masa se enfríe rápidamente a temperatura ambiente -es aconsejable hacerla al menos una hora antes de freír las croquetas para que esté completamente fria-. Para finalizar, batimos uno o dos huevos con una pizca de sal y empanamos las croquetas con el pan rallado. Freímos y listo.

Espero que os guste la receta. Tener en cuenta que aunque pueda parecer muy laboriosa cabe la posibilidad de hacer la masa uno o dos días antes y conservarla en el frigorífico, así solo tendréis que formar las croquetas, empanar y freír. No obstante tener en cuenta podamos tener la masa en el frigorífico un máximo de dos o tres días. Ahora, ¡manos a la obra!. Espero que degustéis muy pronto unas ricas croquetas sin gluten y me dejéis vuestras fotos y comentarios al respecto. ¡Buen provecho!.